Glosa del General Martín García Loygorri e Ichaso
27/11/2017
Acto de entrega a la Academia de Artillería de Segovia, del sable del teniente general Martín García Loygorri
La familia del primer artillero laureado dona su sable a la Academia de Artillería
27/11/2017
Mostrar todo

Acto de entrega a la Academia de Artillería de Segovia, del sable del teniente general Martín García Loygorri

Acto de entrega a la Academia de Artillería de Segovia, del sable del teniente general Martín García Loygorri

El martes 21 de noviembre tuvo lugar el acto de entrega (cesión en depósito) a la Academia de Artillería de Segovia, del sable del teniente general Martín García Loygorri e Ichaso, primer laureado del Cuerpo de Artillería.

Desde que el pasado mes de abril la asociación Conde de Gazola (ACG), conociera el interés de don Cristóbal García Loygorri Urzaiz, Duque de Vistahermosa, y otros familiares, descendientes directos del general García Loygorri e Ichaso, de ceder en depósito, tan apreciado objeto familiar, ha impulsado la propuesta, ante la Academia de Artillería de Segovia (ACART), de llevar a término la idea.

La ACG transmitió a la ACART y al Instituto de Historia y Cultura Militar (IHyCM) el deseo de los familiares directos del general García Loygorri de que, al igual que ya estaba, en lugar destacado de la ACART, la laureada que se le concedió con motivo de la batalla de Alcañiz el 23 de mayo de 1809 durante la guerra de la Independencia, lo estuviese ahora el sable de este insigne artillero de la décima promoción del Real Colegio de artillería que alcanzó el grado de Teniente General y fue Director General del Cuerpo de Artillería

En el acto se glosó la figura histórica de Martin García Loygorri ante el Inspector del Arma de Artillería y Director ACART así como del Director del Instituto de Historia y Cultura Militar y de los alféreces cadetes y sargentos alumnos de la ACART.

La conferencia glosa biográfica acerca de la persona y trayectoria profesional del general García Loygorri, presentando los hechos que le hicieron merecedor de la más alta condecoración, para hazañas heroicas, la desarrolló el coronel Gil Ruiz Vocal de protocolo y Relaciones Institucionales de la ACG.

Algunos párrafos significativos de su brillante exposición:

“Es de resaltar que en esa época de la Academia no había, en general, libros impresos. El eminente Cipriano Vimercati era profesor en Segovia de Matemáticas y el cadete Loygorri manuscribió, durante las clases, dicho curso en ocho volúmenes, siendo una prueba de su aplicación y laboriosidad. Es notable la pulcritud del manuscrito, pareciendo imposible pudiera lograrse escribiendo en clase. La claridad y calidad de su pluma es una virtud que no le abandonaría a lo largo de su vida”.

“Se enfrentó a los franceses, en la batalla de Llinas, el 16 de Diciembre de 1808, donde Loygorri, se distinguió, muy particularmente, cuando cercada la Caballería de Húsares españoles que mandaba el coronel lbarrola, su Regimiento fue defendido y protegido por la Artillería que, a pocos pasos del enemigo, le abrió camino, preparando la carga con la que evitaron el inminente riesgo en que se vieron; por cuyo hecho obtuvo un escudo de Distinción. Una vez más demostrando su valor y profundos conocimientos del Arma, en condiciones muy desfavorables”

“La Artillería española que toma parte en la batalla de Alcañiz, al mando del Brigadier don Martín García y Loygorri, estaba constituida por diecinueve piezas, 13 de á pie y seis de ellas formando una compañía a caballo, con un total de 13 oficiales, 245 artilleros, 75 caballos y un pequeño parque.
La mayor parte de la artillería estaba reunida en la dirección del esfuerzo principal del enemigo, bajo las órdenes de Loygorri, con un efecto de masa debido a que las piezas batieron incesantemente la cabeza de la columna francesa, y fundamentalmente porque los artilleros permitieron a los franceses acercarse con las piezas cargadas con proyectil de metralla, el último que podían emplear, pues la inminencia del asalto enemigo no les permitía volver a cargar las piezas; para disparar por fin, en salva, a bocajarro, una mortífera descarga que paralizó su progresión, los hizo titubear y finalmente emprender la huida.

En el parte oficial el general Blake patentiza su gratitud y admiración: El influjo especial que tuvo la artillería en la humillación de los enemigos, me obliga a recordar el mérito de su Comandante Don Martín García y Loygorrí, a quien le cupo en suerte la gloria de dirigir los prodigiosos esfuerzos con que este ilustre Cuerpo confirmó en un grado eminente la distinguida opinión que ha merecido siempre de la Patria.

En la historia de la Artillería, la acción heroica y gloriosa de Alcañíz el 23 de mayo de 1809 ocupa un lugar destacado entre las campañas artilleras de la Guerra de la Independencia y es referencia obligada, porque el Brigadier Loygorri, que ya se había distinguido notablemente, fue ascendido a Mariscal de Campo el 1º de junio de ese año, y se le concedió la Cruz Laureada de San Fernando de cuarta clase, siendo el primer laureado en la historia de la Artillería española”.

“Como Director del Cuerpo de Artillería, el Mariscal de Campo Loygorri, desde un principio trabajó con el objeto de perpetuar la memoria de Daoiz y Velarde, presentando en Cádiz, una propuesta que, las Cortes de la Regencia aprobaron por Decreto de 7 de julio de 1812, sobre los honores que debían rendirse a Daoíz y Velarde y el monumento que debía erigirse”

“Resaltando que los hechos heroicos y el sacrificio de Daoiz y Velarde no fueron fruto de la casualidad sino de la educación recibida en el Colegio de Segovia: No fue un hecho inesperado; sucedió porque cuando una educación noble e ilustrada despeja el entendimiento y fortalece el corazón, aunque no alcance a transformar en héroes todos los jóvenes que la reciben, tienen una gran probabilidad de predisponer a muchos y de conseguir algunos”. Como está reflejado en el patio de honor de esta academia y en línea con el objetivo del Carlos III y el Conde de Gazola al fundar el Real Colegio de Artillería”

Tomaron a continuación la palabra el director del IHyCM, el coronel director de la ACART y, por la familia, don Cristóbal García de Loygorri Urzaiz (Duque de Vistahermosa).

A los actos de la entrega de tan preciada objeto familiar, asistieron un nutrido grupo de familiares descendientes directos de García Loygorri, presididos por don Cristóbal García Loygorri Urzaiz “Duque de Vistahermosa”. Todos ellos con la firma del acta de la entrega “cesión en depósito” según el protocolo establecido por el IHyCM vieron satisfecho su deseo de que fuera la Academia de Artillería, a la que tantos cuidados prodigó, quien custodiará el sable junto a la Cruz Laureada de San Fernando de su ilustre familiar.

Nuestro Presidente junto a un nutrido grupo de socios de la ACG participaron en este emotivo acto en el que veían así materializada la propuesta presentada por la ACG

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *